Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, recordarlo y ofrecerle contenidos de interés. Al continuar navegando o pulsar el botón cerrar, entendemos que acepta nuestra política de cookies

Volver

detalle 1
detalle 2
detalle 3

Lote 1238

EUGENIO LUCAS VELÁZQUEZ

EUGENIO LUCAS VELÁZQUEZ
Grupo familiar
Firmado: en la parte superior izquierda
Óleo sobre cobre
En esta obra, podemos observar la extraordinaria influencia de Goya, sobre la trayectoria artística de Lucas Velázquez. El cobre está enmarcado en relieve sobre tabla.
8 x 10 cm | 17 x 17 cm (con marco)



LUCAS VELAZQUEZ , Eugenio Madrid 1817 – 1870 -- No se sabe muy bien si el joven Lucas estudia en la Academia de San Fernando por falta de datos. En 1847 y 1848 presenta en la exposición de la Academia varios paisajes y cuadros costumbristas, lo que le permite irse rodeando de cierto prestigio. Finalmente, y por algún camino que resulta desconocido, conecta en 1849, con el rey consorte Francisco de Asís a quien le hizo obsequio de un paisaje, por lo que se vio compensado con el encargo de un cuadro de caza, y con lo que llegó alcanzar el importante honor de ser recibido por S.M. Su vida artística discurre por los senderos habituales y obligados de las exposiciones oficiales y su fama y prestigio van creciendo, hasta que en 1850 se le confiere el encargo oficial de decorar el techo del Teatro Real, que éste mismo año inaugura Dª Isabel II el día de su onomástica. Destruido el fresco por un incendio en el año 1857 podemos formarnos idea de la obra gracias a algunos bocetos y alguna litografía que de ella se han conservado. En 1851 es nombrado “Pintor de Cámara” y en 1853 es nombrado Caballero de la Real y distinguida Orden de Carlos III. En 1855 participa en la Exposición Universal de París y sus cuadros son gratamente comentados por Theophile Gautier y el famoso crítico Edmond Abaut, tomando en París contacto con el arte francés del momento y más concretamente con el de Delacroix, triunfador indiscutible del momento. Así se explicaría el importante cambio estético y técnico que a partir de entonces se señala claramente en el arte de Lucas Velázquez. Es también en éste año 1855, cuando es designado tasador de las celebres “Pinturas negras” con las que Goya decoró su quinta a orillas del Manzanares. Se considera un reconocimiento público de la devoción y profundo conocimiento que Lucas profesaba por el genio de Fuendetodos que marcaría de forma profunda e imperecedera toda su obra, mereciéndole el título de discípulo y epígono del genial sordo. De la unión sentimental que sostuvo con Francisca Villamil, nacieron tres hijos, Teresa, Eugenio y Julián, los dos varones también pintores, aunque si bien su hijo Eugenio es el considerado heredero de su arte. Con la perspectiva e imparcialidad que da el tiempo, y tal como se ha comentado por Gaya Nuño, puede considerarse que su aprendizaje debió desarrollarse alejado de las enseñanzas oficiales de la época y bebiendo en las fuentes de Velázquez y Goya, Es evidente que el artista toma de Goya el más espléndido de sus coloridos y lo mejor de su “veta brava” a la par que otros coetáneos suyos Alenza ó Lameyer, pero a diferencia de ellos, Lucas mantiene hasta el final de sus ideas la temática taurina, los palcos de majos y manolas, los cuadros de brujería y las escenas de inquisición, podríamos decir que fue el gran discípulo, aunque póstumo de Don Francisco

Teléfono para ofertas 93 680 28 20.
¡¡En los últimos 3 minutos cualquier puja
aumenta el tiempo de subasta en 3 minutos más!!

¿Preguntas más frecuentes?