Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, recordarlo y ofrecerle contenidos de interés. Al continuar navegando o pulsar el botón cerrar, entendemos que acepta nuestra política de cookies

Volver

detalle 1
detalle 2
detalle 3

Lote 1091

ISIDRE NONELL MONTURIOL

ISIDRE NONELL MONTURIOL
Gitana
Firmado: y fechado 1908 en el ángulo superior derecho
Lápiz carbón sobre papel

17 x 10 cm | 57 x 47 cm (con marco)



NONELL MONTURIOL, Isidro - Barcelona – 1873 – 1911 - Desde niño se sentía atraído por el arte, aprovechando toda ocasión para dibujar, por ello, su padre decidió mandarle a estudiar a la Academia Mirabent de la que pasó muy pronto a la de Martínez Altés, y de ésta a la el pintor Lluis Graner, en la que sin duda sacaría algún provecho, ya que su ingénito concepto del realismo, concordaba con el realismo teórico del maestro. En el taller e Graner , fue donde halló también sus modelos predilectos, los mendigos. Dibujó sin descanso, en la calle, en los suburbios y en todas partes. Hacia 1880-1882 empezó a pintar pequeños paisajes en el barrio de San Martín de Provençals, formando parte del “Grup San Martí”. En 1893 expuso sus primeras obras en el Círculo Artístico, con plena indiferencia de los visitantes. En 1894 exhibió en la Sala Parés una serie de paisajes e Montjuic y de San Martín de Provençals, los cuales fueron muy acogidos. Trabajó con asiduidad en el semanario barcelonés “Papitu”, época en la que firmaba sus dibujos con el nombre de“NOE”.Hacia 1895, conoció a Pablo Picasso, recién llegado a Barcelona, con el que trabó fuerte mistad; ambos inventaron los llamados “dibujos fritos”, una mezcla e pastel y de color pulverizado, que puesto al fuego en una sartén con aceite, al cocerse les daban una transparencia y una calidad de oro viejo de un efecto inexplicable. En 1897 realizó su primer viaje a París acompañado de su amigo Ricardo Canals. Allí expuso sus “Cretinos” en la Galería Dosbourg, llamando la atención de la crítica, que hizo presentir un futuro prometedor del artista barcelonés. Ambrosio Vollard, a cuyo olfato se debieron tan sólidos descubrimientos se prestó a “merchander” de su obra. Vivía bien en la capital francesa trabajando para Vollard, hasta que un incidente sentimental le forzó a retornar a Barcelona. A poco de llegar, instaló su taller, trabajando intensamente, y al poco tiempo, formó parte del grupo “Els Cuatre Gats” con Casas, Regoyos, Casagemes, Picasso, Canals y Pichot. En 1903 presentose en la Sala Parés, anunciando con gran antelación su exposición, a la que consideraba una gran manifestación de arte moderno, y allí fue su primera aparición de las gitanas, y una exposición de gitanas al natural, era algo que no se había visto nunca. La exposición, defraudó, y la crítica, fue despiadada, más aun la de los pintores de la llamada Escuela Académica que no estaban acostumbrados a unas representaciones de tan vivo realismo. A partir de entonces, Nonell acudió a diversas colectivas mientras enviaba obras suyas a los Salones de los Independientes de París por mediación de Ambrosio Vollard, lienzos que éste apresurábase a adquirir. En 1910 consiguió su primer éxito en Barcelona en el “Fayans Catalá”, en un magnifico conjunto que presentó fruto de diez años de trabajo asiduo, donde quedó fijada la gran personalidad del artista. La crítica, elogió ecomiásticamente su obra y las telas de las gitanas, se vendieron con profusión, con lo que Nonell recibió una saludable inyección de optimismo.

Teléfono para ofertas 93 680 28 20.
¡¡En los últimos 3 minutos cualquier puja
aumenta el tiempo de subasta en 3 minutos más!!

¿Preguntas más frecuentes?