Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, recordarlo y ofrecerle contenidos de interés. Al continuar navegando o pulsar el botón cerrar, entendemos que acepta nuestra política de cookies

Volver

detalle 1
detalle 2
detalle 3
detalle 4

Lote 4151

RAFAEL PEREZ BARRADAS

RAFAEL PEREZ BARRADAS
"Personaje en el café"
Firmado: en el ángulo inferior derecho
Acuarela gouache
En el reverso, Certificado manuscrito de la sobrina del pintor Dña. Maria del Rosario Sicardi Lainez compulsado notarialmente en Montevideo el 13 de Agosto de 1980
70 x 52 cm | 90 x 72 cm (con marco)



BARRADAS , Rafael Pérez Barradas, Montevideo (Uruguay) 1890 – 1929 --- Hijo de padre y madre españoles. Su padre era pintor, lo que hizo que desde joven se familiarizara con el lenguaje plástico. No recibió una formación académica, pero participó en las tertulias que tenían lugar en Montevideo junto a otros intelectuales y colaboró como ilustrador en periódicos y revistas de Montevideo y Buenos Aires. Su carrera artística comenzó como caricaturista, fundó "El Monigote", que era una publicación satírica sobre el ambiente cultural. Rafael Pérez Barradas, conocido por su segundo apellido, con el que firmaba, comenzará en 1907 a frecuentar los ambientes literarios y a publicar algunos dibujos y caricaturas en la prensa tanto uruguaya como argentina. Tras realizar varias exposiciones de su pintura en Montevideo, parte en 1913 para Europa, en un viaje que le llevará a Milán primero, donde entra en contacto con los futuristas, más tarde a París y finalmente a Barcelona donde se instalará y empezará a publicar sus dibujos en la “Esquella de la Torratxa”. En la Ciudad Condal entabla amistad con Joaquín Torres García, cuya obra dio un vuelco a raíz de conocer el vibracionismo de Barradas. La diferencia entre el vibracionismo y el cubismo está en que Barradas pasa del uso de colores puros al estudio tonal, de la fragmentación del objeto a su reconsideración figurativa y de los temas urbanos al predominio de lo íntimo y personal. En 1918 celebra una muestra personal en las Galerías Layetanas, y éste mismo año decide trasladarse a Madrid donde apenas existía un mercado para el arte de vanguardia por lo que continua trabajando como ilustrador gráfico para los diarios “Fígaro” y “Prensa Gráfica”. Durante estos años se dedicará también a la realización de escenografías figurines y carteles de teatro. Su amistad con figuras como Lorca, Dalí y Buñuel se intensifica, llegando a crear con ellos su propia tertulia en el café de Oriente, denominada “ La de los Alfareros “. En 1922, su obra da un giro decisivo. Practica un nuevo modo de hacer denominado planismo, que implicaba el retorno al orden, una pintura más cercana al realismo y con una paleta sombría. Prueba de ello son los dibujos que realizó en Luco de Jiloca entre 1923 y 1924, tomando como modelos a los campesinos del lugar con un tono melancólico más grave y severo. Surgió así la serie de “Los Magníficos”, en la que mostraba la castigada y poderosa fisonomía de los tipos populares del entorno agrario. En 1925 sus obras ocuparán dos salas de la Sociedad de Artistas Ibéricos, consagrándole definitivamente como una de las principales figuras del panorama español. Tras una breve estancia en Barcelona Barradas regresa a Montevideo en 1928, donde unos meses antes de morir recibirá un gran homenaje celebrado en el Teatro Solís de aquella ciudad. Rafael Barradas está actualmente representado en Museo Nacional de Artes Visuales de Montevideo, el de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, el Nacional de Arte de Cataluña en Barcelona, las fundaciones Mapfre y Telefónica y el Museo Nacional Reina Sofía de Madrid, y el Museo de Arte Contemporáneo Español de Valladolid.

Teléfono para ofertas 93 680 28 20.
¡¡En los últimos 3 minutos cualquier puja
aumenta el tiempo de subasta en 3 minutos más!!

¿Preguntas más frecuentes?