Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, recordarlo y ofrecerle contenidos de interés. Al continuar navegando o pulsar el botón cerrar, entendemos que acepta nuestra política de cookies

Volver

detalle 1
detalle 2
detalle 3
detalle 4

Lote 4234

ANDRES LARRAGA MONTANER

ANDRES LARRAGA MONTANER
Barcas de pescadores
Firmado: y dedicado en el ángulo inferior derecho
Óleo sobre tabla

25 x 33 cm | 37 x 45 cm (con marco)



LARRAGA MONTANER. Andrés - Valtierra (Navarra) 1862 - Barcelona, 1931 - Inicia su formación artística en Barcelona, como discípulo de Josep Armet, paisajista seguidor de Martí Alsina y la escuela de Barbizon. Así, sus primeras obras se caracterizarán por un paisajismo de corte romántico, con referencias a Millet. En 1886 llega a París, donde entra en contacto con la obra de Berthe Morisot y Édouard Manet, así como con la pintura impresionista. Estas influencias, junto con el luminismo de Fortuny y el naturalismo de Urgell, serán la base de la que Larraga parta para configurar su estilo personal. No se sabe el tiempo que el pintor estuvo en París, aunque sí que alternó sus viajes con estancias en Barcelona, donde en 1887 concurre a su primera exposición colectiva, organizada en la sala Parés. Además de exponer regularmente en dicha sala, participó en las Exposiciones Extraordinarias de Bellas Artes en Barcelona y en la Nacional de Bellas Artes de Madrid de 1922. Sobre el año 1900 viajó por el norte de Navarra y por Guipuzcoa; sus lienzos evocan paisajes de costa y de interior, “Bahía de Pasajes”, “Calle de Oyarzun”, “Renteria”etc. El objetivo de Andrés Larraga, como artista, fue siempre transmitir su propio espíritu, traducido a su pintura mediante su manera de ver y entender la realidad. En este sentido cobra gran importancia su pincelada, suelta y fragmentada, que permite ver la huella de la mano del artista en sus obras. Mediante la pintura empastada y la indefinición que ésta conlleva Larraga configura atmósferas poéticas, cargadas de subjetividad y marcadas por una melancolía asentada en la luz suave y los tonos fríos. Frecuentemente se recrea en la plasmación de paisajes desolados a la par que bellos, donde las figuras se confunden con las barcas, el agua o la arena, dando la impresión de que la escena está deshabitada, abandonada, libre para que el alma del pintor se recree en su identificación romántica con la naturaleza. Actualmente se conserva obra de Andrés Larraga en el Museo Thyssen-Bornemisza y en el Museo de Bellas Artes de Navarra.

Teléfono para ofertas 93 680 28 20.
¡¡En los últimos 3 minutos cualquier puja
aumenta el tiempo de subasta en 3 minutos más!!

¿Preguntas más frecuentes?