Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, recordarlo y ofrecerle contenidos de interés. Al continuar navegando o pulsar el botón cerrar, entendemos que acepta nuestra política de cookies

Volver

detalle 1
detalle 2
detalle 3

Lote 4423

JUAN BAUTISTA PORCAR RIPOLLÉS

JUAN BAUTISTA PORCAR RIPOLLÉS
Tres jóvenes
Firmado: y fechado 1948 en el ángulo inferior izquierdo
Carbón sobre papel

35 x 50 cm | 46 x 61 cm (con marco)



PORCAR RIPOLLÉS, Juan Bautista – Castellón de la Plana 1889 - 1974 -- Nació en el seno de una humilde familia de labradores. Hasta los 17 años alternó las labores agrícolas con las tareas artísticas. Su primera formación pictórica la recibió del pintor castellonense Vicent Castell. En 1906 la Diputación de Castellón le concedió una beca para realizar estudios de escultura en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. Desde 1910 hasta 1914 residió en Barcelona. Participó en la Ciudad Condal en diversas exposiciones y muestras colectivas entre los años 1918 y 1929 y expuso individualmente el año 1927 en la Pinacoteca y Las Galerías Layetanas . En ésta ciudad, contactó con la bohemia artística relacionada con la modernidad, al tiempo que empezó a abandonar la escultura para dedicarse de lleno a la pintura. En 1915 regresó a Castellón y fundó la agrupación “Ribalta”, centrada en la pintura natural del paisaje. Luego alternó las exposiciones en España con su participación en certámenes internacionales Venecia, Oslo, París, Buenos Aires. Su mayor éxito lo logró en 1954, al obtener la primera medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes, por lo que, en sus últimos años, gozó de prestigio. Contó con numerosos discípulos que imitaron su estilo. Cuando al final de sus años, un marchante de arte valenciano quiso comprarle toda su obra, Porcar se negó, respondiéndole con ironía: Cuando pasaba hambre en mi infancia hubiese querido que me comprasen algún cuadro, pero ahora ya no necesito venderlos. Sus temáticas preferentes eran los niños que reposaban o realizaban juegos, los retratos, las pinturas rupestres y, sobre todo, los paisajes. En la línea del realismo evolucionado, los paisajes de Porcar se distinguen por la justa proporción de la luz, la estrechez de los horizontes frente a la amplitud de los cielos, la pincelada suelta y el cariño a la tierra en los temas elegidos, así como pinares, marjales, pasos a nivel, escenas portuarias etc. Su actividad pictórica se vio complementada con una dedicación paralela a la investigación arqueológica en la provincia, que tuvo una especial compensación en 1933, cuando descubrió las pinturas rupestres del barranco de “La Gasulla”, en Ares del Maestre, hecho que le permitió un contacto directo con científicos de la talla de Obermayer y Breuil. Fue también miembro del Comité Internacional de Especialistas en Arte Rupestre.

Teléfono para ofertas 93 680 28 20.
¡¡En los últimos 3 minutos cualquier puja
aumenta el tiempo de subasta en 3 minutos más!!

¿Preguntas más frecuentes?