Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, recordarlo y ofrecerle contenidos de interés. Al continuar navegando o pulsar el botón cerrar, entendemos que acepta nuestra política de cookies

Volver

detalle 1
detalle 2
detalle 3
detalle 4

Lote 6907

ANTONIO FABRES COSTA

ANTONIO FABRES COSTA
"Damas detrás del biombo"
Firmado: en el ángulo inferior izquierdo
Óleo sobre plancha de cobre

47 x 33 cm | 53 x 41 cm (con marco)



FABRES COSTA, Antonio - Barcelona 1854 – Roma 1938 - Fue un acuarelista, pintor y escultor orientalista famoso durante la vuelta del siglo. Se dice que él tenía sangre de artista ya que su padre era un delineante y su tío platero. Fabrés comenzó a estudiar en la Escuela de Bellas Artes en su ciudad natal a la edad de 13 años. Cuando cumplió 21, recibió una subvención para estudiar en Roma. Hay registros de sus esculturas del inicio de su carrera pero más tarde se dedicó a la pintura casi exclusivamente. Fabrés se unió a Mariano Fortuny con un grupo que se dio a conocer por surealismo intenso. Su popularidad creció con el gusto de la burguesía buscando imágenes exóticas con temas orientales medievales. Fabrés volvió a Barcelona en 1886 y en 1894 viaja a París. La popularidad que había ganado durante su década en Italia le ayudó a abrir un estudio en París de grandes dimensiones donde podría crear escenas complejas para las clases altas. Su prestigio internacional aumentó, gracias al apoyo de su marchante Adolphe Goupil y los numerosos premios ganados. En 1902 la Academia de San Carlos decidió renovar sus técnicas clásicas con las del realismo que eran entonces tan populares en Europa. Llamaron a Antonio Fabrés para tomar el lugar de Santiago Rebull para dirigir el área de pintura de esta importante institución en la ciudad de Méjico. Aunque algunos de sus estudiantes desarrollaron lo que fue conocido más tarde como el Movimiento Postrevolucionario en el arte mexicano, la Academia tuvo dificultad para adaptarse a su estilo duro y a su personalidad. El presidente de México, Porfirio Díaz, lo nombró Inspector General de Bellas Artes de México, cargo que ostentó hasta 1908. Una de sus últimas comisiones en México fueron las decoraciones de un pasillo en la casa de Porfirio Díaz donde principalmente se concentró en el estilo del art nouveau . Debido a problemas con el director de la Academia, por su fama y personalidad, Fabrés decidió regresar a Europa en 1907, dejando una gran gama de opiniones diversas en sus alumnos; sin embargo, también les legó un conocimiento de gran maestria acerca del dibujo, una excelente capacidad para resolver composiciones pictóricas complejas, y una afición por lo exótico, armas que fueron decisivas para el nacimiento de la Escuela Mexicana y del muralismo. Fabrés fue reconocido en todas partes donde viajó. Fue aclamado en Barcelona, Londres, París, Viena y Lyon. Al final de su vida ya en 1926 decidió donar gran cantidad de sus trabajos al Museo Municipal de Bellas Artes de Barcelona.

Teléfono para ofertas 93 680 28 20.
¡¡En los últimos 3 minutos cualquier puja
aumenta el tiempo de subasta en 1 minuto más!!

¿Preguntas más frecuentes?