Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, recordarlo y ofrecerle contenidos de interés. Al continuar navegando o pulsar el botón cerrar, entendemos que acepta nuestra política de cookies

Volver

detalle 1
detalle 2
detalle 3
detalle 4

Lote 1043

VAZQUEZ DIAZ, Daniel

VAZQUEZ DIAZ, Daniel
La Alameda
Firmado: en el ángulo inferior derecho
Lápiz grafito sobre papel
Anotación en el reverso "LA ALAMEDA", donación de doña Margarita Arregui, Hija Política del pintor. Esta obra es uno de los tantos bocetos que realizaba Vazquez Diaz del natural, anotando en cada parte del dibujo, los colores, con los que luego remataría sus cuadros en el interior de su estudio.
22 x 20 cm | 45 x 43 cm (con marco)



VAZQUEZ DÍAZ, Daniel - Nerva (Huelva) 1882 - Madrid 1969 - Realiza sus primeros estudios en Sevilla donde frecuenta el Museo de Bellas Artes de esta ciudad, y sus ambientes intelectuales, conociendo por entonces a Juan Ramón Jiménez, del que más tarde realizará un retrato. En esta misma época, comienza su admiración por Zurbarán, pues no gustaba por aquel momento de la pintura andaluza al uso. Conoce también la pintura de Iturrino y empieza a admirar su trabajo. Al final de esta etapa sevillana había recibido ya el apoyo de Ignacio Zuloaga, y acababa de conocer al pintor catalán Ricardo Canals. Todo ello le anima a marchar a Madrid, y allí frecuenta el Museo del Prado, donde realiza diversas copias. En Madrid conoce a Juan Gris, Solana y Regoyos, y allí concurre a la exposición Nacional de 1904 con el retrato de Gloria Laguna, por el que obtuvo una mención honorífica. En 1906, se traslada a París, punto de destino de casi todos los artistas inquietos, en estos primeros años del siglo, y en la ciudad del Sena, fija su residencia para los próximos doce años siguientes, aunque con diversos viajes a España y diversas ciudades europeas. Continúa su relación con Juan Gris, e inicia amistad, con Picasso, Modigliani, Vollard, Duchamp, Max Jacob, Rubén Darío y otros. En 1907 participa por primera vez en el Salón de los Independientes, y repetirá los dos años siguientes. En 1908, realiza una exposición conjunta en París con Pablo Picasso y Juan Gris, y en 1909 expone en San Sebastián junto a Regoyos, y es en este mismo año, cuando conoce al escultor Antoine Bourdelle, que influirá decisivamente en la trayectoria de Vazquez Diaz, y con el cual colaborará en 1912 en los frescos del teatro de los Campos Elíseos. En éste mismo año, realizará una exposición, junto al argentino Ramaugé, que tuvo un gran éxito, también es de éste mismo año su obra “La muerte del torero”, que produce una auténtica sensación en París. Por esta época, su producción es muy intensa, y realiza para la revista “Mundial”, dirigida por Rubén Darío, una serie de retratos. En 1913 expone con gran éxito en Londres y en 1918, después de la Guerra Mundial, expone en la Galería Lacaste en Madrid, donde establece su residencia; trasladándose sin embargo en varias ocasiones al País Vasco, donde, enamorado de ésta tierra, realiza cantidad de dibujos y diversos paisajes al óleo, sobre todo, de Fuenterrabía. En 1931, ya durante la II República, es nombrado miembro del patronato del Museo de Arte Moderno, y el artista sigue trabajando en la línea por él escogida, y realizando numerosas exposiciones en Madrid, Bilbao, Lisboa y otras ciudades europeas, logrando numerosos premios en éste período; segunda medalla de las Nacionales del 1924 al 1929, Medalla de Plata en la Universal de Filadelfia de 1921, Medalla de oro de las Artes decorativas de París en 1925, y exposición de sus obras en 1927, en el Museo de Arte Moderno de Madrid. En 1948, es elegido académico de San Fernando. En 1932, acreditado como gran muralista, después de su mural en La Rábida, obtiene la Cátedra de Pintura Mural, que ejercerá hasta 1952, siguiendo además con su academia privada, en la calle Maria de Molina de Madrid, trasladada después de la Guerra Civil a la Biblioteca Nacional, donde se formará el núcleo más brillante de alumnos de la posguerra, y fructificará la denominada “Escuela de Madrid. Su vida, su obra y su docencia, se movieron dentro de una actitud de búsqueda y rebeldía, que le definieron con personalidad propia, dentro de su innegable modernidad.

Teléfono para ofertas 93 680 28 20.
¡¡En los últimos 3 minutos cualquier puja
aumenta el tiempo de subasta en 3 minutos más!!

¿Preguntas más frecuentes?