Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, recordarlo y ofrecerle contenidos de interés. Al continuar navegando o pulsar el botón cerrar, entendemos que acepta nuestra política de cookies

Volver

detalle 1
detalle 2
detalle 3
detalle 4

Lote 5509

ALFREDO SOUTO CUERO

ALFREDO SOUTO CUERO
"Musicos con gaita y tambor"
Firmado: en el reverso
lapiz graso sobre papel

18 x 25 cm | 34 x 41 cm (con marco)



SOUTO CUERO, Alfredo – A Coruña 1862 – 1940 - Cursó estudios jurídicos y accedió a la magistratura, que ejerció en Pontevedra, Sevilla y otras ciudades de España. Los estudios de Derecho los compartió con la dedicación a la pintura. En A Coruña fue discípulo de Román Navarro. Concurre a las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, en las que consiguió condecoraciones en las de 1899 y 1901, y terceras medallas en las de 1892 y 1895, siempre con paisajes de los lugares donde reside en su condición de magistrado. Ocasionalmente residió en Lugo y A Coruña, y desde 1920 en Sevilla. Su rastro se pierde en los últimos años de su dilatada vida, puesto que fallece en 1940, cuando su hijo Arturo, el más grande pintor de la Galicia contemporánea, se encuentra en México como exiliado tras los avatares de la guerra civil. La obra de Souto Cuero, se encuentra en museos de Galicia y de otras ciudades de España, así como en importantes colecciones particulares. Fue un paisajista minucioso de exquisita pincelada, casi caligráfica pero suelta y calculada. Gusta de las gamas verdes y ocres, basándose en un excelente dibujo. Era un gran miniaturista, puesto que se guardan apuntes suyos donde el primor del trazo es preciso gozarlo utilizando una lupa. No le importó, en ocasiones, caer en folklorismo romántico típico del paisajismo andaluz, puesto que lo enaltece con la ponderación de sus cromatismos y su capacidad para captar la luz. Realizó algunos cuadros de flores así como retratos, probablemente de compromiso, muy correctos aunque un poco fríos y escenográficos, como el del político Cánovas del Castillo que guarda el Ayuntamiento de Vigo. Es preciso valorar su aportación como acuarelista, técnica en la que se manifiesta con una limpieza exquisita. Algunos de sus paisajes tienen interés documental, puesto que recogen fielmente rincones urbanos que han desaparecido. Su hijo Arturo lo consideró su maestro, ya que dominaba por completo el oficio en todas sus facetas, y con él salía al campo a pintar cuando era niño. El preimpresionismo tiene en este artista a uno de los mejores ejemplos de la pintura gallega.

Teléfono para ofertas 93 680 28 20.
¡¡En los últimos 3 minutos cualquier puja
aumenta el tiempo de subasta en 3 minutos más!!

¿Preguntas más frecuentes?