Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, recordarlo y ofrecerle contenidos de interés. Al continuar navegando o pulsar el botón cerrar, entendemos que acepta nuestra política de cookies

Volver

detalle 1
detalle 2
detalle 3

Lote 1847

FORTUNY Y MARSAL, Mariano

FORTUNY Y MARSAL, Mariano
El tocador de bandurria.
Firmado: y fechado en plancha en 1867
Grabado
Grabado realizado sobre dibujo plumilla de M. Fortuny, por el grabador M. Seguí.
21 x 14 cm | 41 x 32 cm (con marco)



FORTUNY Y MARSAL, Mariano - Reus 1838 – Roma 1874 Junto a Eduardo Rosales, fue considerado como uno de los más importantes pintores del Siglo XIX, después de Goya. En 1852 se traslada a Barcelona en compañía de su abuelo y tutor, y allí entra a trabajar en el taller del escultor Domingo Talam, que satisfecho de los avances de su alumno, y considerando sus buenas dotes para el arte, lo inscribe en la Escuela de Bellas Artes de la Llotja, donde recibirá su primera formación de la mano de los maestros Pablo Milá y Fontanals, Luis Rigalt y Claudio Lorenzale. En 1858 se traslada por primera vez a Roma con una pensión de la Diputación de Barcelona, donde entablará amistad con otros artistas españoles, como Eduardo Rosales o Dióscoro Puebla; también allí conoce a varios artistas italianos como Attilio Simonetti que será su discípulo y amigo fraterno.En 1860 estalla la guerra de España contra Marruecos y la Diputación de Barcelona encargó a Fortuny que viajara a éste país con el ánimo e convertirse en cronista gráfico de la contienda, en compañía de Pedro Antonio Alarcón, y allí se integró como pintor en el regimiento del General Prim. Africa, supuso un gran descubrimiento para Fortuny, deslumbrado por su luz y encandilado por las planicies abiertas con sus habitantes que daban movimiento aquellos parajes. Llegó incluso a aprender nociones de árabe para integrarse mejor en aquel contexto, liberándose desde éste momento de convenciones y academicismos, sintiéndose atraído intensamente por los temas orientales. Como consecuencia de ésta estancia, Fortuny pintó algunas de las obras más significativas de su producción, como “La Batalla de Tetuán” (Museu Nacional d´Art de Cayalunya en Barcelona. Tras su regreso a Europa, volvió a Roma, donde contrajo matrimonio con Cecilia de Madrazo, hija del pintor Federico de Madrazo y hermana del también pintor Raimundo, con quien Fortuny llegaria a establecer una íntima amistad. Poco después pintó uno de sus cuadros más famosos, “La Vicaría”, inspirada supuestamente con su parroquia de Madrid, pero que muchos identifican como la vicaría de la prioral de Sant Pere de Reus.El marchante de arte Gautier, lo alabó extraordinariamente, lo que contribuyó a incrementar su fama. Poco más tarde el también marchante Goupil, con quien Fortuny suscribió contrato de exclusividad, compró su cuadro de “La Vicaría por 70.000.- francos y sin ni siquiera exponerlo, lo vendió más tarde por 250.000 francos. Trabajó, con exquisita maestría, ya sea el óleo, el dibujo, la acuarela o el grabado, que dado su poco tiempo de vida, no pudo desarrollar con la intensidad deseada, pero que dominó a la perfección, como los demás géneros. Hacia 1868 Fortuny se traslada a Granada, donde pintará diversas obras y allí, atraerá a diversos amigos de París, como Martín Rico; Jules Worms o el bilbaíno Eduardo Zamacois. Viajó brevemente a Londres, Nápoles y a Portici, un pueblo pequeño del sur de Italia, y en 1874 vuelve a Roma, donde falleció a los 36 años de edad. A pesar de morir tan joven, su estilo y su obra le definen como un auténtico genio que marcó indeleblemente a toda una generación de pintores europeos, y que pudo revolucionar la pintura española de haber vivido más tiempo, tal como lo demuestra el estilo de sus últimas obras.

Teléfono para ofertas 93 680 28 20.
¡¡En los últimos 3 minutos cualquier puja
aumenta el tiempo de subasta en 3 minutos más!!

¿Preguntas más frecuentes?