Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, recordarlo y ofrecerle contenidos de interés. Al continuar navegando o pulsar el botón cerrar, entendemos que acepta nuestra política de cookies

Volver

detalle 1
detalle 2
detalle 3
detalle 4

Lote 5539

ATRIBUIDO A FRANCISCO PRADILLA

ATRIBUIDO A FRANCISCO PRADILLA
La coronación de espinas"

Óleo sobre lienzo pegado a tablero

40 x 33 cm | 45 x 40 cm (con marco)



PRADILLA ORTIZ, Francisco – Villanueva de Gallego 1840 – Madrid 1921 -- A los diez años se traslada a Zaragoza acompañado de su padre, y se matricula para realizar estudios de segunda enseñanza, pero a causa de la grave situación económica de su familia, se pone a trabajar en el estudio taller del escenográfo Mariano Pescador, quien percatándose de las aptitudes artísticas de su aprendiz, le anima a asistir a clases de dibujo en Zaragoza, y más tarde proseguir en Madrid, por lo que se traslada a ésta ciudad y entra como aprendiz en el famoso taller de los decoradores Augusto Ferri y Jorge Busato. Con los primeros ingresos que obtiene, se costea los estudios en la Escuela Superior de Pintura, Escultura y Grabado. Durante los primeros años de estudio, frecuenta el afamado estudio de los Madrazo, y en las tertulias que para los amantes de la acuarela convocaba en la calle Barquillo, el pintor alcoyano Plácido Frances; visita además en muchas ocasiones el Museo del Prado, donde llevaría a cabo numerosas copias. Concurre en diversos concursos de dibujo, muchos de ellos de carácter costumbrista, y los comienza a publicar en diversas revistas ilustradas de la época. En 1874 Pradilla, opta por un pensionado para estudiar en Roma, y obtiene la plaza. Su primer trabajo allí, lo comparte con Alejandro Ferrant y fue la copia de un fresco de Rafael, que mereció diversos elogios, lo que les mereció una subvención especial de quinientas pesetas a cada uno hecho que les permite trasladarse a Paris donde conoce a los llamados “impresionistas”, entre los que se encontraban Degás, Monet, Cezánne, Renoir y Sisley. De regreso a Roma, permanece en Venecia durante unas semanas, donde entusiasmado por su insólita belleza, tomó infinidad de dibujos y apuntes. Ya en la Ciudad Eterna, se dedica a trabajar en temas históricos, y se inclina por uno que debería reflejar un profundo patetismo; la amorosa locura de la Reina Juana. Superó cuantos obstáculos se le presentaron y cuando terminó la obra expone el cuadro en Roma el 25 de mayo de 1877, que fue premiado con la medalla de Honor en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1878, galardón que se concedía por primera vez en éste tipo de certámenes. El cuadro, fue adquirido por el Estado Español por la cantidad de cuarenta mil pesetas y presentado en la Universidad de París este mismo año recibiría otra Medalla de Honor, que quedaría refrendada posteriormente en Viena, en 1882 y en Berlín 1892. Su segunda gran obra fue la Rendición de Granada, encargada por el Senado, por la que percibió la cantidad de cincuenta mil pesetas. En 1881 Pradilla es nombrado director de la Academia Española de Bellas Artes de Roma cargo del que dimite después de ocho meses puesto que las obligaciones burocráticas que le reportaba, no le dejaban cumplir, con sus numerosos encargos. Pradilla, reconoce ésta época como la más creativa y feliz de su vida. Regresa a España para curarse de una enfermedad, y se traslada a Galicia, tierra natal de su mujer, donde se reencuentra con los ambientes y paisajes que tanto despertaron su inspiración, y que de nuevo le sirven para tomar numerosos apuntes y bocetos. En 1896, es nombrado director del Museo del Prado, y se traslada a vivir a Madrid a un palacete de estilo mudéjar de la calle Quintana esquina con el Paseo Pintor Rosales y allí instala su estudio. Allí era visitado por los mas importantes marchantes internacionales, que se disputaban sus pinturas, sin apenas dar tiempo a que éstas secaran adecuadamente. La fama de sus temas históricos y de los siempre cotizados termas costumbristas, tanto gallegos como italianos, le obligaba a trabajar sin descanso, interrumpiendo solamente esta frenética actividad, cuando le visitaba S.M. El Rey. Francisco Pradilla Ortíz, fallece el 1 de Noviembre de 1921 en su domicilio madrileño y su entierro está presidido por el secretario de su majestad El Rey y el presidente del consejo de ministros D. Antonio Maura. Meses más tarde tuvo lugar en su propio domicilio la exposición de sus obras que tuvo un sorprendente y multitudinario éxito de público.

Teléfono para ofertas 93 680 28 20.
¡¡En los últimos 3 minutos cualquier puja
aumenta el tiempo de subasta en 3 minutos más!!

¿Preguntas más frecuentes?