Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, recordarlo y ofrecerle contenidos de interés. Al continuar navegando o pulsar el botón cerrar, entendemos que acepta nuestra política de cookies

Volver

detalle 1
detalle 2
detalle 3
detalle 4

Lote 5763

SEGUIDOR DE FRANCISCO BAYEU

SEGUIDOR DE FRANCISCO BAYEU
"Santa Bárbara"

Óleo sobre lienzo

76 x 46 cm | 77 x 47 cm (con marco)



FRANCISCO BAYEU – Zaragoza 1734 – Madrid 1795 – Su formación se inició en Zaragoza en el taller del pintor de origen bohemio Juan Andrés Merklein y en las clases de dibujo de José Luzán Martínez. Obtuvo en 1758 una pensión de dos años para recibir clases en la Academia de San Fernando de Madrid, que abandonó solo dos meses después por sus disputas con el profesor Antonio González Velázquez. Bayeu regresó entonces a su ciudad natal, donde realizó varios encargos para iglesias y conventos, entre ellos la cartuja de Aula Dei. Anton Raphael Mengs lo reclamó en 1762 para que le ayudara en la decoración del Palacio Nuevo. Gracias a las intervenciones de Mengs, el aragonés colaboró en numerosas empresas decorativas para los reales sitios, que le valieron el nombramiento de pintor de cámara en 1767. Trabajó principalmente como pintor de frescos, y realizó en 1768 el de la bóveda de la sala de conversación del cuarto de los príncipes de Asturias decorada con el tema Hércules en el Olimpo compaginando sus obligaciones en la corte con diferentes encargos que le ofrecen las autoridades de Zaragoza, como la realización de las bóvedas de la Santa Capilla de la basílica de Nuestra Señora del Pilar que, concluye en 1776. De sus composiciones religiosas cabe mencionar también el importante conjunto de once escenas que decoran el claustro de la catedral de Toledo y que lleva a cabo entre 1776 y 1787. Posteriormente, se le encomienda la decoración de la capilla real en el palacio de Aranjuez. Después de la partida de Mengs en 1777 a Roma, Francisco Bayeu asumió todas las obligaciones que ha­bían quedado abandonadas por el primer pintor, sin llegar a conseguir tal nombramiento. Como suplente, Bayeu era también responsable de las ta­reas artísticas de la Fábrica de Tapices de Santa Bárbara. Realizó modelos de cartones que llevó a cabo su hermano y supervisó el trabajo de Goya, cuñado suyo desde 1773. En 1785 Carlos III encomendó a Bayeu y a Maella la restauración de los cuadros de las colecciones reales. El pintor, que se había convertido después de la muerte de su padre en cabeza de familia numerosa, se veía obligado a trabajar sin descanso, esfuerzo que le quebró la salud. Cuando ­cayó enfermo, en 1786, Goya le sustituyó en la Academia de San Fernando, que Bayeu dirigió como director de la pintura a partir de 1788. Los encargos no cesan, los príncipes de Asturias encomiendan a Bayeu la decoración de la bóveda del comedor en el palacio de El Pardo. Para recomponer su salud regresó a Zaragoza, hasta ser llamado de nuevo en 1791 a Aranjuez. Allí llevó a cabo la pintura para el oratorio del Palacio Real y la bóveda del dormitorio del rey, que será su última obra, antes de fallecer en 1795. Influido por la pintura de Giaquinto y de González Velázquez -éste había realizado en 1753 la cúpula de la catedral de Zaragoza según los bocetos del napolitano-, Bayeu es en la primera etapa de su producción artística uno de los exponentes más destacados de la pintura tardo-barroca española. Con la venida de Mengs, Bayeu se convirtió en su segui­dor más fiel asimilando los principios neoclásicos. Las figuras aparecen en posturas contenidas, el colorido es local y su manera de iluminar su­pera los fuertes contrastes del claroscuro de su primera etapa. En las bóvedas del palacio asume los esquemas y proporciones clásicas de Mengs, basados en los rigurosos estudios del natural, con los que caracteriza las figuras y sus ropajes a la manera clásica. En sus bocetos, Bayeu une el rigor formal de Mengs con la técnica y los recursos pictóricos de Giaquinto. Mientras que sus trabajos acabados resultan fríos y académicos, sus bocetos revelan su vena tardo-barroca, donde trabaja con toques rápidos y fluidos, y con colores vivos y exquisitos.

Teléfono para ofertas 93 680 28 20.
¡¡En los últimos 3 minutos cualquier puja
aumenta el tiempo de subasta en 3 minutos más!!

¿Preguntas más frecuentes?